Ambiental acuático

Dios creó los grandes monstruos del mar, y todos los animales que el agua produce y que viven en ella […] Que tengan muchas crías y llenen los mares, y que haya muchas aves en el mundo. Génesis 1:21-22, versión Dios Habla Hoy online

Las profundidades de las aguas, tanto dulces como saladas, tienen la mayor diversidad de vida del planeta. En la creación, Dios pronunció un mandato: “fructificad y multiplicaos y llenad las aguas de los mares”. En este artículo desarrollamos algunas características de la inmensa diversidad de vida en el agua.

Condiciones para vivir en ambientes acuáticos

Para que exista vida en el medio acuático deben darse ciertas condiciones particulares. Por ejemplo:

  • Amplitud térmica. Debe mantenerse una temperatura constante durante todo el año.

  • Composición. El agua debe tener sales minerales disueltas para que los organismos las incorporen.

  • Respiración bajo el agua. Deben existir gases como el dióxido de carbono (CO2) que se utiliza para la síntesis del alimento de los vegetales y el oxígeno que se utiliza para la respiración.

El ambiente acuático comprende las aguas oceánicas o marinas y las aguas continentales.

  • Aguas oceánicas. Existen distintas zonas, según la profundidad, en las que se distribuye la vida:

    • Zona litoral de las mareas. Los animales que la habitan poseen una estructura externa más resistente, debido al oleaje constante. Los vegetales presentan formas aplanadas.
    • Zona pelágica o de altamar. En esta zona los organismos se adaptan a condiciones de flotación constante, o bien, al alcance de la profundidad de la luz solar (aproximadamente 200 metros).
    • Zona abisal o de grandes profundidades. Es la zona de mayor profundidad oceánica. Es un ambiente hostil para la vida, a causa de la oscuridad y el aumento de la presión. Sus habitantes se han adaptado para vivir en estas condiciones.
  • Aguas continentales. Comprenden los ríos, arroyos, lagos y lagunas permanentes. ¿Cómo son las plantas acuáticas de aguas continentales? Entre ellas, se clasifican las distintas variedades de musgos y algas, helechos y lentejas de agua, nenúfares, camalotes, etc.

    • Tienen aspecto semejante a la hierba, su estructura es blanda al taco y liviana.
    • Sus hojas pueden ser aéreas, flotantes, o sumergidas.

La vida en el ambiente acuático es una manifestación constante de la obra de Dios, la belleza que despliegan son un canto permanente del amor creador. En la Biblia se declara: “¡Alaben al Señor desde la tierra, monstruos del mar, y mar profundo!” Salmo 148:7, versión Dios Habla Hoy online.

2018-09-11T11:31:40+00:00Por |Categorías: Artículos Nivel I|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Acerca del autor:

Profesora para la enseñanza primaria. Maestra Nacional de dibujo. Licenciada en Enseñanza de Ciencias del Ambiente. Argentina.

Deje su comentario