El orden de los fósiles en las capas geológicas

“Porque voy a enviar un diluvio sobre la tierra, para destruir a todos los seres vivientes bajo el cielo. Todo lo que existe en la tierra morirá”. Génesis 6:17, NVI online.

Estoy seguro de que hubo un diluvio de proporciones globales, capaz de alterar toda la estructura del planeta. Ya escribí anteriormente acerca de eso. Pero nos viene a la mente otra cuestión relacionada: ¿Cómo se ordenaron los fósiles en la columna geológica? Para analizar este tema debemos tener en mente tres factores que determinan el posicionamiento de los elementos en la columna geológica:

  1. La movilidad
  2. La fluctuación
  3. La zonificación ecológica
  • La movilidad se da cuando los seres buscan escapar del diluvio. Un dato que colabora con esta hipótesis es el hecho de encontrar pocos restos fósiles de aves. Esto puede ser explicado por la capacidad de los pájaros en general de volar buscando áreas más altas, hasta el punto que no las habría, muriendo en una capa superior del diluvio y, por lo tanto, no dejando restos. Los animales más grandes tendrían más posibilidades de ocupar áreas más altas.

  • La fluctuación ocurre por la distribución de los seres según su densidad corporal. Así, los moluscos o los corales, los braquiópodos, entre otros, poseen mayor densidad y están bien representados en el fondo, lo que es un hecho. ¡Pero eso no vale para todos! Es necesario recordar que el diluvio no fue una inundación común, sino un cataclismo global, ¡probablemente hayan surgido montañas donde antes no las había! Pero la regla general es que en condiciones de decantación, se debe considerar la densidad del animal. Algunos experimentos demostraron que, en promedio, los animales flotan en el siguiente orden:

    • aves, 76 días
    • mamíferos, 56 días
    • reptiles, 32 días
    • anfibios, 5 días

    Los seres invertebrados, algunos por poseer conchas de sílice, se hunden más rápido, y muchos ya vivían en esas regiones cuando fueron sepultados.

  • La zonificación ecológica es la ubicación o hábitat particular en que los seres vivían antes del diluvio. Es poco probable que todos los seres antediluvianos hayan compartido un mismo hábitat. Por esta razón, diferentes animales y vegetales, en diferentes partes del planeta, se fosilizaron de modo distinto. Más o menos como hoy, pero hay que considerar que un desastre como el diluvio es algo improbable de reproducir, así como la ubicación de los seres antes y después. Hay que imaginarse que hubo un proceso de fosilización instantánea. La jirafa podría fosilizarse en lo que hoy es África y tú y yo aquí, en la ciudad, creando zonas bien distintas de penetración en el suelo. Otro ejemplo son los sapos y las serpientes, porque, en general, no se encuentran en las montañas. Esta teoría propone una distribución ecológica de los seres en el período prediluviano, muy similar a la dispuesta en la columna geológica. En ese modelo, los dinosaurios y los seres humanos vivieron al mismo tiempo, pero en diferentes ambientes ecológicos, donde los seres humanos vivían en regiones más altas. Es un hecho que los depósitos de inundaciones modernas a menudo se distribuyen muy bien, escalonando los seres por líneas, en los mismos moldes de lo que encontramos hoy (ver la imagen).

Modelo de zonificación paleoecológica

Es importante mencionar que, en el caso de un diluvio global de esas proporciones, los tres factores ocurrieron simultáneamente, y aún, comprenden factores aleatorios y repentinos, como situaciones donde la única explicación es la presencia de grandes cantidades de agua. Un ejemplo de ello es el caso de árboles fosilizados en pie (vertical), que atraviesan las capas geológicas, a este fenómeno se lo conoce como poliestratificación. Esos árboles desafían el entendimiento evolucionista, pues atraviesan capas que supuestamente representan miles de años.

Algunos científicos evolucionistas atribuyen esa situación a movimientos tectónicos, algo complicado, pues no hay señales de ese fenómeno. Entonces, ese tipo de árbol tuvo dos momentos distintos. La raíz y la parte inferior se murió y fosilizó en miles de años; mientras que la parte superior del tronco continuó viva, en la próxima capa y sólo después de mucho tiempo, murió y se fosilizó. Todo sucedió en miles de años. Pero no podemos limitarnos a esos datos solamente. Hay mucho más, continúa investigando con nosotros este tema. Hay muchas evidencias en la naturaleza que señalan al Dios Creador.

2018-07-25T09:16:38+00:00 Por |Categorías: Artículos Nivel II|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Acerca del autor:

Profesor de Ciencias y Biología, Magíster en Ciencias y Matemáticas, Doctor en Educación, especialista en Biotecnología, biólogo e historiador. Vive en Brasil.

Deje su comentario