El ciclo del agua

El ciclo del agua

El agua la encuentras en los cielos, los ríos y los mares y está en continuo movimiento. A ese movimiento continuo se lo llama ciclo del agua.

Cuando el Sol calienta el agua de la superficie, esta se evapora y sube hasta las nubes. El vapor del agua se enfría y se condensa formando las nubes. Millones de gotitas de agua se unen en cada nube. Cuando las nubes están muy “cargadas”, las gotas de agua caen. Es la lluvia. La lluvia cae sobre la tierra y forma charcos de agua. Una parte del agua es absorbida por el suelo y otra forma los torrentes o fuentes. El agua se escurre hacia los ríos y aumenta el volumen de ellos. Los ríos corren nuevamente para el mar. Eso se repite una y otra vez, continuamente.

¿Sabes cuándo el hombre se dio cuenta de este ciclo? Existen referencias bíblicas que anticipan esos estudios. Lee, por ejemplo, Job 36:25-28: “Todo el género humano puede contemplarlas, aunque sólo desde lejos. ¡Tan grande es Dios que no lo conocemos! ¡Incontable es el número de sus años! Él derrama las gotas de agua que fluyen como lluvia hacia los ríos; las nubes derraman su lluvia, que cae a raudales sobre el género humano”.

Demos gloria a Dios por sus maravillosas creaciones, entre ellas, el agua.

2017-03-08T08:31:49+00:00 Por |Categorías: Artículos Nivel I|Etiquetas: , , , , |2 Comentarios

Acerca del autor:

Tu revista de creacionismo, en dos ediciones: Nivel I, para la enseñanza básica y Nivel II, para la enseñanza media. Editada por ACES Educación para la red hispana de Educación Adventista de Sudamérica.

2 Comentarios

  1. Juber Orbegozo Pérez 06/07/2016 en 5:54 pm- Responder

    Otro pasaje bíblico que nos habla acerca del ciclo del agua: “Los ríos van al mar, y el mar no se llena; el lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo” (Eclesiastés 1:7). Bendiciones…

Deje su comentario