¿Es redonda la Tierra?

“Él es el que está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son para él como langostas; es Él el que extiende los cielos como cortina, y los desenrolla como tienda, para en ellos habitar.” Isaías 40:22

Nuestro planeta es único en el universo. Las reglas muy rígidas nos hacen realizar movimientos por el universo en una danza alrededor de nosotros mismos (Rotación), y alrededor del Sol (traslación). Cada día podemos ver nuestro satélite natural, la Luna; en los cielos ejecutando movimientos muy parecidos a los que estudiamos para la Tierra. Cuando miramos al cielo, vemos nuestra Luna redonda. Pero, ¿sería la Tierra redonda?
Bueno, vamos a practicar la ciencia. ¿Has subido algo más alto? ¿Has subido las escaleras de un edificio? Lo que ocurre cuando realizas estas tareas, es que te vas cansando porque el esfuerzo es muy grande. Se sabe que esto ocurre porque el planeta Tierra lo está atrayendo hacia él y te cansas pues él lo tira, cada vez más a medida que te alejas del centro de él. ¡Eso mismo!
Así como todos los astros en el espacio, la Tierra es redonda pues posee una fuerza que atrae toda la materia hacia su interior, es la fuerza de la gravedad. Esto ocurre porque la Tierra tiene un gran tamaño, mucha cantidad de materia (masa) y una fuerza muy grande de atracción, la gravedad.
Esta fuerza nos mantiene atrapados en el suelo. ¿No crees? Entonces da un salto y vuelves a la Tierra. Esta misma fuerza mantiene nuestra atmósfera aquí y no suelta por el espacio. Lo que por cierto, no le permitiría estar leyendo este artículo. Por lo demás, cuanto más grande es el planeta, mayor es la fuerza con que atrae los cuerpos. ¡Imagínense eso en Júpiter!
Esta regla es válida y da el formato redondo de nuestro planeta pues esa fuerza tira todo a su centro, dando la forma redonda a los planetas, pues es la única manera en que todos los puntos en la superficie puedan quedar a la misma distancia de su centro. ¡No es increíble!

Para los estudiantes de la Biblia, eso no es nuevo y ya lo reconocían:

  • “Él es el que está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son para él como langostas, es él el que extiende los cielos como cortina, y los desenrolla como tienda, para que ellos habitar” (Isaías 40:22).

  • “Marcó un límite sobre la superficie de las aguas alrededor, hasta los confines de la luz y de las tinieblas.” (Job 26:10).

  • “Así como está lejos el oriente del occidente, así aleja de nosotros nuestras transgresiones.” (Sal 103: 12).

Y no sólo la Biblia, sino una educadora estadounidense, llamada Elena de White, también habló de ello cuando pedía a los cristianos para esparcir el mensaje de Jesús:

  • “Dios calificó a su pueblo para iluminar el mundo. Él los dotó de facultades por medio de las cuales deben extender su obra hasta que ella circunde el globo “(consejos sobre salud, página 115).

  • “Así como los rayos del Sol penetran hasta los más remotos rincones del globo, así es un designio de Dios que la luz del evangelio alcance a toda persona de la superficie de la Tierra” (El Mayor Discurso de Cristo, página 42).

Otras situaciones que nos ayudan a “probar” que nuestro planeta es redondo, es que existen el “nacer” y la “puesta del sol”, expresiones que existen en todos los países para mostrar el movimiento rotacional de nuestro planeta.
Otro punto es el movimiento “circular” que hace la Luna, naciendo en un punto y emergiendo en otro, todos los días.
Un cristiano que lee la Biblia, entiende que la Tierra es un planeta, redondo y organizado por Dios, como los demás planetas creados para protegerlo de los muchos cuerpos celestes, como asteroides que están viajando por el espacio y no poseen el tamaño suficiente para generar gravedad.
Hasta existe por ahí una teoría que dice que la Tierra es plana, pero no se equivoca, se ha hecho para ridiculizar a los creyentes y perjudicar la fe cristiana. No caigas en ella.

En fin, por más que los seres humanos intenten, hay un agujero en su interior que sólo puede ser llenado por Dios. Y fue el mismo Jesús quien inició esa gravedad en la que todos atraen hacia él.
“Y yo, cuando sea levantado de la tierra, todos atraeré a mí” (Juan 12:32).
¡Y no es que Él estaba en lo cierto!

2018-04-13T09:53:50+00:00 Por |Categorías: Artículos Nivel I|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Acerca del autor:

Profesor de Ciencias y Biología, Magíster en Ciencias y Matemáticas, Doctor en Educación, especialista en Biotecnología, biólogo e historiador. Vive en Brasil.

Deje su comentario