Para muchas frutas, legumbres, vegetales y plantas en general, la vida comienza a partir de una semillita. ¿No es fantástico imaginar que todas las características de la planta están almacenadas en una semilla tan pequeña? Pero ¿Puede una semilla de poroto germinar y de allí nacer una planta de maíz? ¿O al revés?

Hum… ¡Yo creo que no! ¿Vamos a ver más de cerca cómo se desarrollan las semillas?

“Y dijo Dios: ¡Que haya vegetación sobre la tierra; que ésta produzca hierbas que den semillas, y árboles que den su fruto con semilla, todos según su especie! Y así sucedió” (Génesis 1:11).

Materiales necesarios

  • 2 o 3 semillas de poroto
  • Vaso plástico
  • Algodón

Pasos

1. Coloca las semillas de porotos en el vaso plástico y cúbrelas con el algodón humedecido.

2. Deja el vaso en un lugar aireado e iluminado.

3. Humedece el algodón todos los días.

4. Después de algunos días, lograrás ver el brote crecer.

¡La semilla se fue transformando en un brote de porotos! ¡Qué estupendo! Tú puedes hacer esa experiencia usando varias semillas (maíz, soja, arroz) o hasta incluso con partes de algunos vegetales. En todos los casos, es posible notar que la plantita que va a nacer no es diferente de las semillas de origen. Eso nos hace pensar, ¿no te parece?.

2017-03-08T08:31:50+00:00 Por |Categorías: Experimentos|Etiquetas: , , , |Sin comentarios

Acerca del autor:

Tu revista de creacionismo, en dos ediciones: Nivel I, para la enseñanza básica y Nivel II, para la enseñanza media. Editada por ACES Educación para la red hispana de Educación Adventista de Sudamérica.

Deje su comentario