¡Al caer la última hoja!

“Dinos, ¿cuándo sucederá eso? ¿Y cuál será la señal de que todo está a punto de cumplirse?” Marcos 13:4, NVI online.

¿Qué nos enseña la naturaleza del regreso de Jesús? Ahora lo veremos…

¿Ya te has dado cuenta de que los árboles cambian de color durante las estaciones del año? Cuando comienza el otoño, muchos pierden sus hojas, a medida que cambian de color. ¿Por qué sucede esto?

Las hojas poseen un pigmento especial, la clorofila, que absorbe la luz solar y, junto con otros elementos que la planta recoge, transforma en alimento para ella.

Esto sucede durante el paso del verano al otoño, pues en ese período, las hojas cambian el verde por un tono muy diferente, cuando el vegetal necesita ahorrar energía para poder pasar el invierno. Algunas hojas se vuelven rojas, otras se ponen doradas, y otras marrones, entre muchos otros ejemplos.

Los nutrientes se retiran lentamente de las hojas para almacenarse en las ramas, en el tronco y en las raíces. Lo hacen así porque se acerca el período donde el frío es más intenso, preservando la vida del vegetal.

Cuando llega la primavera, la planta posee los nutrientes necesarios para producir más hojas.

Este reloj fantástico es la obra de un Creador, que no descuidó ningún detalle en toda la creación.

Los colores aparecen, pues la clorofila verde se va desintegrando y otros pigmentos resaltan, como el amarillo y anaranjado. Esos tonos los produce el caroteno, un pigmento presente también en la zanahoria, por ejemplo.

El color de los árboles es heredado, es decir, viene desde sus semillas, como el color de nuestro pelo o el color de nuestra piel. Estas características necesitan ser despertadas por el tiempo y las temperaturas correctas, pues todo tiene su tiempo para ocurrir.

Cuando las hojas cambian de color, estamos ante las señales de que el verano acabó y el otoño llegó. Muchas de las hojas empiezan a caer, iniciando el ciclo que terminará en el cambio del color de las hojas.

¿Sabías que la Biblia también anuncia señales del regreso de Jesús? Sí, hay muchas señales que indican que estamos cerca de su venida. Los profetas anunciaron hermosas promesas y lo hicieron para que tú y yo pudiéramos estudiarlas y conocer más y más sobre la persona del Salvador Jesús.

Vale la pena estudiar la Biblia en busca de esas señales. Porque tan cierto como las hojas caen, esas profecías van a suceder. Y tal vez, antes de lo que esperamos.

Te invito a conocer la obra de este Dios maravilloso.

2019-03-15T11:44:06+00:00Por |Categorías: Artículos Nivel I|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Acerca del autor:

Profesor de Ciencias y Biología, Magíster en Ciencias y Matemáticas, Doctor en Educación, especialista en Biotecnología, biólogo e historiador. Vive en Brasil.

Deje su comentario