Preso en la trampa

Las arañas son animales carnívoros y tienen muchas formas de capturar su almuerzo, pero la más común de ellas es armar su tela y esperar que un apetitoso y descuidado insecto quede preso en ella.
La seda de la tela de araña es tan resistente como el acero y es más elástica que el nylon. La araña expele la seda que producen sus glándulas especiales adecuada para diversas situaciones, con o sin adhesivo. Es una obra de arte, que solamente puede ser atribuida a Dios, el Creador de todas las cosas.
La científica Eileen A. Yam escribió: “Más firme que el hueso y dos veces más flexible que el nylon, la seda de las arañas ya probó su utilidad para los insectos que la producen. Está ahora siendo estudiada su importancia para los seres humanos. […] Muchos especialistas alegan que la seda producida por algunas arañas es tan firme que un cordón con el espesor de un lápiz sería capaz de para un avión a chorro en pleno vuelo”.
La presa que cae en una tela de araña, percibiendo el peligro, puede intentar escaparse, pero todo lo que conseguirá será estar cada vez más enmarañada.
En la vida es importante que no te acerques a las influencias negativas, para que no te des cuenta –cualquier día de estos- que estás tan preso como una mosca en la tela de una araña.

2017-03-08T08:31:50+00:00 Por |Categorías: Artículos Nivel I|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Acerca del autor:

Desarrolladora web. Portal de Educación Adventista. Editorial ACES. Buenos Aires, Argentina.

Deje su comentario