Qué es el proceso de germinación

“…día y noche brota y crece la semilla. La tierra da fruto por sí sola; primero el tallo, luego la espiga, y después el grano lleno en la espiga.” Marcos 4:27-28, versión NVI online.

¡Qué maravilloso es ver germinar una semilla! Toda semilla es una reserva de vida, que permite y asegura la continuidad de una especie. Para que la semilla llegue a ser planta tiene que pasar por un proceso, así como lo describe nuestro pasaje bíblico. Cuando las condiciones están dadas, la semilla pasa de un estado de latencia, a uno de desarrollo embrionario, denominado germinación.

Este proceso ocurre en plantas que tienen reproducción sexual, es decir, que producen semillas. Pasan por diversas etapas de crecimiento hasta que concluyen en la planta madura, si las condiciones lo permiten.

Etapas de la germinación

  • Desarrollo del embrión. El embrión debe generar las estructuras elementales de crecimiento activo en los sistemas modulares que son las plantas, esto es, los meristemos, así como las funciones necesarias para la supervivencia del embrión, como son la quiescencia y la germinación.

  • Acumulación de reservas alimenticias. Las reservas se fabrican en las partes verdes de la planta y son transportadas a la semilla en desarrollo. En las semillas denominadas endospérmicas, las reservas alimenticias se depositan fuera del embrión, formando el endospermo de la semilla. En las semillas llamadas no endospérmicas, el material alimenticio es absorbido por el embrión y almacenado en contenedores especiales llamados cotiledones.

  • Maduración. Durante esta fase, se seca la semilla y se separa la conexión con la planta madre, cortando el suministro de agua y formando un punto de debilidad estructural del que se puede separar fácilmente la semilla madura.

Monocotiledóneas y dicotiledóneas

Las semillas pueden ser monocotiledóneas y dicotiledóneas, y según esta tipología, la germinación variaría, por la estructura que poseen.

Monocotiledóneas, como la semilla del trigo, el arroz, el maíz, es decir, los cereales. Se llaman así porque poseen un solo cotiledón, en donde se almacena el embrión, su estructura externa es más resistente, y no se divide. Al germinar la semilla, se hincha y permite, por medio de la humedad, que comience a desarrollarse el germen, como radícula hacia abajo, que luego será la raíz principal, que  da lugar a las raíces secundarias; brota el tallo, y las hojas luego surgen de él.

Dicotiledóneas, como la semilla del poroto, las habichuelas, es decir, las leguminosas. Están formadas por dos cotiledones, aparte del embrión, cuya función es la de almacenar alimentos para la planta. Las dicotiledóneas absorben el agua, hinchándose hasta que su capa exterior se divide, va formando el germen que da origen a la raíz primaria, que comienza a ramificarse lateralmente, formando las raíces secundarias, extrayendo del suelo el agua y los nutrientes que precisa para su crecimiento. Continuando con este proceso, el tallo irrumpe hacia el suelo junto con los cotiledones en forma de hoja, al aparecer las primeras hojas, los cotiledones caen.

“Porque así como la tierra hace que broten los retoños, y el huerto hace que germinen las semillas, así el Señor omnipotente hará que broten la justicia y la alabanza ante todas las naciones.”  Isaías 61:11, versión NVI online.

Dios nos mostró su gran amor al proveernos de las plantas como un centro de energía, alimento y reservas ecológicas. Por lo tanto, aprovechemos esta gran bendición, fomentemos una dieta basada en plantas y cuidemos su maravillosa obra de creación.

2018-08-15T09:10:52+00:00Por |Categorías: Artículos Nivel I|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Acerca del autor:

Profesora para la enseñanza primaria. Maestra Nacional de dibujo. Licenciada en Enseñanza de Ciencias del Ambiente. Argentina.

Deje su comentario